miércoles, 18 de abril de 2012

El significado de los Aspectos Zodiacales I Parte

 Los aspectos entre los planetas desde los diversos signos y casas en el círculo zodiacal modifican sus influencias estableciendo una relación que cambia en grado notable la naturaleza de las vibraciones.

Los Planetas representan las influencias espirituales que afectan a la consciencia en sus vehículos. Los Signos del Zodíaco representan los sentidos y los vehículos a través de los cuales la consciencia está operando. Los Aspectos indican la relación entre espíritu y cuerpo, o la actitud del alma o del yo hacia su entorno, representan los estados de ánimo variables y cambiantes y puntos de vista del alma.

El Sol, la Luna y Mercurio son los factores principales por lo que hace a los aspectos, ya que actúan como traductores y comunicadores directos entre el espíritu, el alma y el cuerpo. El Sol, que representa la vida y las energías del cuerpo, indica la interacción entre un cuerpo sano y la mente, y rige el corazón, la voluntad y la actitud moral.

La Luna representa la parte inferior del cerebro, la espina dorsal y el sistema simpático, y por ello se relaciona estrechamente con los sentidos. Indica la alteración entre pensamiento y sentimiento, o la naturaleza psíquica con todos sus estados de ánimo rápidos y fluctuantes y cambios de consciencia. Mercurio representa el sistema nervioso cerebro-espinal, especialmente las porciones más recientemente desarrolladas. Por consiguiente, este planeta responde más rápidamente a las condiciones y relaciones significadas por los aspectos de los planetas. Traduce todos los aspectos en términos de la mente, y su influencia es más o menos pronunciada según el signo y la posición que ocupa en el nacimiento.

El Sol traduce los aspectos de Marte y Venus más rápidamente que los de cualquier otro planeta y lo hace a base de fuerza y belleza. La Luna traduce los aspectos de Saturno y Júpiter más fácilmente que los otros planetas y los expresa en términos de expansión y contracción o el flujo y reflujo de la vida tanto psíquica como fisiológica. Mercurio traduce los aspectos de Urano y Neptuno en términos del ocultista y de la visión mística de la vida. Estos tres centros forman el ápice de tres tríadas que gobiernan la vida de los vehículos, las sensaciones y los sentimientos, y el pensamiento, tanto concreto como abstracto.

Debido a la influencia modificadora de los aspectos de los planetas entre sí, desde diferentes signos y casas, surgen todas las complicaciones que hacen tan difícil seguir el desarrollo del lado espiritual de la naturaleza del hombre. Los aspectos representan la actitud cambiante frente a todos los fenómenos transitorios de la vida y la forma. El alma puede repetir una y otra vez las mismas experiencias, corriendo en derredor como una ardilla en una jaula o pasar de una a otra sucesivamente, como pasa una abeja de una a otra flor, recogiendo sabiduría y la experiencia necesarias para su evolución. Cada aspecto tiene una cualidad especial, una importancia mayor o menor, con una correspondiente influencia del planeta al que puede decirse que pertenece el aspecto, según se muestra en el Diagrama IX. 

La posición es o bien un aspecto complementario, o bien un aspecto separativo y opuesto. Indica el final o la terminación del hado, o Karma y es de la naturaleza de Urano y del Sol. Completa o pone fin a un sistema de vibraciones sin que necesariamente unifique. Esta posición acentúa los dos polos de los signos positivos y negativos en los que tiene lugar la oposición.

De Aries a Libra acentúa las cualidades de fuego y de aire y hace que se pro¬nuncien o las características de fuego y cardinal o las de aire y cardinal. En la natividad del rey Jorge V, Urano está en oposición a Júpiter desde los signos mutables, de aire y de fuego de Géminis y Sagitario. Esto indica reformas mentales y sociales en las que se verá afectada la mente del Rey. De Tauro a Escorpio, la oposición acentuaría las influencias de tierra y de agua, y así sucesivamente a través del Zodiaco actuando de forma diferente según las cualidades fija, mutable o cardinal. En la notable natividad del príncipe Rodolfo de Austria nacido a las 10,15 p.m., del 21 de agosto de 1858, en Viena, Marte y Venus estaban en oposición en signos de aire y fuego. desde las casas 1ª a la 7ª. Esta fuerza oponente produjo la tragedia en la vida del Príncipe, porque la actitud de su mente, Mercurio en oposición a Neptuno, era separativa y conflictiva. En este caso, las cuadraturas mundanas de Saturno, Urano y Marte son también muy significativas. 

El aspecto en Inconjunto de 150° es de la naturaleza de Mercurio. Es humano y selectivo y sólo es perturbador cuando esta en aspecto con Saturno o Urano, pero siendo un aspecto indiferente, participa más estrechamente de la naturaleza del planeta aspectado de lo que generalmente sucede. Asimila dos influencias contrarias, tales como tierra y fuego, o aire y agua, y tales elementos no se combinan fácilmente. Las influencias de los planetas en aspecto son modificadas considerablemente por el inconjunto, o incluso parcialmente neutralizadas, hasta producir una actitud de mente parecida a la que se conoce como "estar sentado en la valla", estructura mental indecisa, no comprometida, que tiende a tener las cosas en suspenso o aplazarlas para una ocasión más propicia.



El significado de los aspectos I parte


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

¿QUIERES SER MI AMIGO?